Translate

miércoles, 20 de febrero de 2013

PROTOCOLO SOBRE LA PUNTUALIDAD

       Llevo bastante mal el tema de la impuntualidad, es decir, desde mi punto de vista es una falta de respeto hacia los demás, puesto que considero que " el tiempo es oro" como recita un dicho popular. El tiempo no tiene precio. Muchas personas darían toda su fortuna por recuperar años, meses, días, horas de su vida. Nuestro tiempo nos pertenece. Hacemos con él lo que nos place. Mucho, poco, cada uno lo aprovecha como quiere o más bien como puede. Ahora bien, cuando en la acción participa otro cuenta el tiempo de ambos, ninguno debería invadir la agenda del otro haciéndolo esperar,  malgastando su valioso tiempo porque sabíamos de antemano la hora citada. Además, si al trabajo no llegan tarde ¿por qué  sí a un evento social o para reunirse para tomar un simple café? Y por lo menos, yo pido que me avisen 15 minutos si va a demorarse, porque puedo seguir leyendo un libro felizmente en mi casa, por ejemplo. Porque está mal visto si es usted llegar puntual y realiza una llamada para saber dónde se encuentra la persona en cuestión, usted es un ansioso, le tachan de impaciente, no señores, ellos están equivocados, no las personas puntuales.

            Según la Real Academia Española, puntualidad es el cuidado y diligencia en llegar a un lugar o partir de él a la hora convenida. Son dos partes las que acuerdan un encuentro, cualquiera sea el motivo. Son estas dos personas o grupos quienes deben cumplir estando en tiempo y forma a la hora señalada. Por tanto, queda eximido de excusas.

LA IMPUNTUALIDAD ES UNA FALTA DE EDUCACIÓN

            En cualquier ámbito que nos movamos, y en cualquier país, la puntualidad es una de las normas básicas de la buena educación. Hay muchas leyendas sobre la misma, la más típica, la de llegar tarde a una fiesta o una boda, como toque de distinción. Falso. No es elegante ni educado llegar tarde a ningún sitio. Es una falta de respeto hacia los anfitriones y hacia el resto de los invitados.
La puntualidad es una norma básica de educación, como hemos dicho anteriormente y por tanto:
  • No se puede ser más o menos puntual, hay que ser siempre puntual.
  • La puntualidad ha de estar presente tanto en el trabajo como en la vida social: ni se puede llegar tarde a una reunión de trabajo, ni tampoco a una cena (por mucha confianza que tengamos con el anfitrión). Una cita de negocios, un empleo, un espectáculo, se puede echar a perder por la impuntualidad. Siempre es mejor llegar cinco minutos antes que cinco después. Se puede esperar en la antesala del teatro, en la sala de espera de la empresa o en la cafetería de enfrente, pero es mejor llegar con tiempo. 
  • Y también, la puntualidad rige tanto para el invitado como para el anfitrión.
   Ahora bien, tan malo es llegar tarde como llegar demasiado pronto. No sea de los invitados que está una hora antes en todos los sitios. El tiempo de anticipación de cualquier cita debe ser mínimo. Es mejor tratar de ajustarlo a la hora prevista para el acto, es decir ni el invitado puede llegar tarde a una cena, ni tampoco el anfitrión puede recibir a los invitados sin tenerlo ya todo dispuesto .No le pida a un invitado que vaya cortando el pan, ni a otro si no le importaría ir  a comprar el hielo.

            Como sabe en muchas de las fiestas se suele esperar un tiempo de cortesía por los invitados (se suele enmascarar con un aperitivo para dar tiempo a que se reúnan todos los invitados). No aproveche este tiempo de cortesía para llegar tarde, sino tiene una buena disculpa. Sea consciente de que por su tardanza se puede enfriar y "echar a perder" esas delicias que con tanto esmero ha estado toda la tarde preparando el anfitrión.

Cita en casa del anfitrión

            Las faltas de puntualidad deben ser justificadas, pero solamente a los anfitriones y en privado. No se deben dar explicaciones a todos los invitados
Pasada la media hora se pedirá a los invitados que pasen a la mesa. No haga esperar a todo el mundo por culpa de un amigo tardón.

Cita en el restaurante

Se esperará a los invitados en la barra o sentados en la mesa: 
  • Se podrá tomar una bebida, pero no comience ya a picar (reprima su apetito insaciable) 
  • Si, por un imprevisto, uno va a llegar tarde a una cita o reunión (algo, de entrada, imperdonable), si el retraso supera los 15 minutos es inexcusable llamar por teléfono. 
  • Discúlpese, explique los motivos del retraso, indique cuando piensa que puede llegar y pida a los anfitriones que vayan empezando, que ya se incorporará usted más tarde. 
  • Cuando llegue, discúlpese nuevamente de los anfitriones y a continuación del resto de invitados.
         
  Y una cosa más; si usted es de las personas impuntuales por naturaleza, procure cambiar, pues no es nada educado ni "chic" llegar tarde a todos los sitios, aunque a usted le parezca que le da personalidad (eso de ser conocido por "el rey de la impuntualidad" no tiene nada de positivo.


"Procuro ser siempre muy puntual, pues he observado que los defectos de una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera" 
Nicolás Boileau

Referencias:
 


¡FELIZ DÍA!

Oyambre, Cantabria
 

7 comentarios:

  1. Excelente post Bárbara! Cómo me molesta que lleguen tarde a las citas de cualquier evento, particular, sentimental, de amistad, etc etc. Yo lo llevo muy mal y creo como tu, que es una falta de educación y de valores.
    Saludos
    Julio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como digo siempre a mis amigos "No voy a recuperar esos 15 minutos" Podria estar en casa, haciendo deporte cualquier cosas. Y si optas por no esperar mas, resulta que eres un borde. Increible. Te doy una puntuación de 5 puntos por tu comentario! De momento, eres nuestro ganador de articulos Dior!

      Eliminar
  2. Por mucho tiempo, yo me criticaba por molestarme con mis amigos cuando se demoraban o tan sencillo, el retraso era de media hora, de un corto tiempo hasta el presente he aprendido que yo si respeto el tiempo de los demas, que si por x caso me demoro llamo.Es cuestion de educacion y a mi me educaron a ser responsable, ahora no me siento mal cuando le digo a alguien que la puntualidad es sinonimo de educacion. Muy bien articulo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste el articulo y te aplaudo por decir a las personas que la puntualidad es sinonimo de educacion. Haces genial diciendolo y sobretodo que se diga de buenos maneras. Muchas gracias por tus palabras.
      Feliz Dia

      PD: puntuacion de 5 ptos! Empate con Julio por el sorteo de Dior

      Eliminar
  3. Hola Barbara, como ves he venido de visita…aunque como ya te dije soy bastante impuntual…tenía que haber sido ayer..pero entre unas cosas y otras…me lio…en fin que quiero darte una sorpresa…pero no puedo contarte mas…esta prohibido…así que tendrás que entrar en mi blog y verlo tu misma… ah!! Y enhorabuena…jajajaja

    http://lachicadelmaletin.blogspot.com.es/2013/02/one-lovely-blog-award-para-la-chica-del.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Blanca, ya me he pasado por tu blog. No me lo esperaba!!!!!! Me ha hecho mucha ilusión. Ya sabes que estoy haciendo un sorteo...Y te llevas 5 puntos para el sorteo. Os aconsejo entrar en la pagina de Blanca, mi madre alucinó con todas sus ideas. Un saludo, Blanca. Feliz Dia

      Eliminar
  4. Soy directora de una escuela primaria, en La Paz, B. C. Sur, Mexico y puedo decir que el único el problema que regularmente se presenta es la no puntualidad. Los padres de familia de mi escuela me han gritado, ofendido y agredido verbalmente, por aplicar ls reglas mínimas de puntualidad;
    La felicito por su artículo, créame publicaré en el periódico mural del plantel algunos de los de los párrafos en lecturas para la reflexión. Soy una maestra con 32 años de servicio y nunca he llegado tarde, ni en mi trabajo ni en mi vida social, así me educaron mis padres. Me dicen que soy aferrada, cerrada, inflexible, intolerante, grosera; y bueno es el costo de aplicar las normas en una institución educativa.

    ResponderEliminar

Follow MAGIC LIFE by Email